Canario rizado parisino

Canario rizado parisino

Canario rizado parisino

¿Por qué tener un canario común en casa cuando puedes optar por un canario rizado? Seguro que habrás visto alguno en las tiendas en algún momento y te habrá llamado la atención. Si quieres un ave que guste a todo el mundo de la canaricultura, deberías probar con el canario rizado de París.

¿Cuándo surgió esta especie?

El canario rizado parisino, aunque es más conocido como canario rizado de París, es una especie de canario que surgió como resultado del cruce de los canarios rizados del norte con canarios de Lancashire, surgiendo por primera vez alrededor del siglo XIX.

Canario rizado parisino Gris

Para los amantes de la canaricultura no existe un ave más hermoso dentro de la especie de canarios rizados, y la recomiendan a todo el mundo que esté interesado en conseguir un ejemplar de esta especie.

¿Cómo es físicamente?

Lo cierto es que es un ave que se podría decir que es gigante dentro de la familia de los canarios, ya que suele medir unos 19 centímetros y pesar alrededor de los 25 gramos. No presenta dimorfismo sexual, lo que dificulta un poco el poder diferenciar al macho de la hembra a la hora de intentar reproducirlos. Aunque, una vez conseguido, no existe ave más fácil de conseguir que tengan crías.

Su plumaje es largo, fino, sedoso y con bastante volumen. Existen diferentes tipos de colores para su plumaje, incluyendo el rojo. En su cola tiene unas plumas lisas, las cuáles se originan en la base de la cola del pájaro, que caen hacía ambos lados, por lo que fueron bautizadas como plumas de gallo. En su cara y cabeza tienen unas especies de patillas que hacen que luzca un estilo bastante personal.

Se trata de una raza atractiva y de proporciones robustas, teniendo una posición en su percha semierguida, de más o menos unos 60º, y se considera por muchos como el Rey de los rizados. Su cola es la parte más curiosa de su cuerpo, y en algunos ejemplares esta ha acabado midiendo alrededor de los 12 centímetros.

Tiene unas alas grandes con las que puede volar rápidamente de un lado a otro. No suele ser un animal bastante activo cuando está en jaula, pero si se le deja volar en libertad por la casa. En lo que se refiere a su carácter con los seres humanos, por norma general es un ave bastante cariñosa y que no presenta muchos problemas en relacionarse con otras aves ni tampoco con las personas. De hecho, se le puede adiestrar para hacer algunos pequeños trucos, como posarse en la mano o que acuda al oír su nombre.

Una buena mascota para tener en casa

Solo por el aspecto físico de esta ave ya te tendrías que estar planteado en tenerla en casa. Es un ave muy buena para concursos de exposición, pero también el ave perfecta para tener en casa, ya que no suele dar mucho trabajo. Salvo, por supuesto, que tu objetivo sea que vaya a ser un ave de exposición. En este caso tendrás que preocuparte que su plumaje siempre luzca hermoso.

Precisa de una jaula más grande que el resto de canarios por su gran tamaño, para poder volar. Evitar a toda costa que sean jaulas en forma de casita u ovaladas, puesto que estas los estresan especialmente al darles una falsa sensación de espacio. Su alimentación es bastante básica, pero es recomendable combinarla con un poco de fruta o verdura para que reciba mucha vitamina A y así poder cuidar bien de su hermoso plumaje.

En lo que respecta a su reproducción, es cierto que no son muy difícil de conseguir que tengan crías, pero debido a su gran tamaño les cuesta mucho criar a sus polluelos, en cuyo caso hay que recurrir a alguna especie haga de nodriza. En este aspecto estaríamos hablando de un ave que ya está destinada a auténticos profesionales.

amp